La disponibilidad de cajeros automáticos respecto al tamaño de la población del Estado de México es una de las más bajas.

Los mexiquenses cuentan con cuatro cajeros automáticos por cada 10 mil adultos, una de las cifras más bajas a nivel demográfico según el Panorama de Inclusión Financiera 2019, publicado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

El documento señala que Tlaxcala tiene 3.6 cajeros por cada 10 mil adultos, Zacatecas cuenta con 3.9, y Veracruz tiene 4.3, cifra mayor a la del Estado de México. Jorge Sánchez Tello, director del Programa de investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), comentó que el caso del Estado de México es “el reflejo de un país con mucha desigualdad”.

De acuerdo con el reporte de la CNBV, el número de equipos creció 7.5 por ciento en 2018, con un cobertura demográfica de 95 por ciento. Sin embargo, mientras en los municipios urbanos la cobertura para la población es de 100 por ciento, en las áreas rurales sólo se cubrió a 10 por ciento.

“En el Estado de México tienes zonas con gran desarrollo económico y zonas muy pobres o rurales y la infraestructura bancaria por lo regular se va instalando en las zonas desarrolladas. La entidad tiene zonas muy ricas y muy pobres, por eso esa dispersión con el tema de los cajeros”, comentó el especialista.

El progreso de la infraestructura bancaria está relacionado con el crecimiento y desarrollo económico.

En ese sentido, el reporte indica que las entidades con el mayor número de cajeros automáticos respecto a la población son la Ciudad de México, que tiene 12.1 cajeros por cada 10 mil adultos, y Nuevo León, con 10.6 unidades.

“Un banco no va a poner un cajero en una comunidad que no tiene ni los servicios básicos o es muy pobre (…) Así que la reflexión es que la infraestructura bancaria sigue al crecimiento y desarrollo económico”, opinó Sánchez Tello.

La intención del gobierno de repartir recursos de programas federales directamente a beneficiarios a través de tarjetas, no propiciará un aumento de los cajeros en comunidades rurales en el corto o mediano plazo.

“¿Cómo pones un cajero en pueblos o municipios donde la luz les llega por horas o no hay internet? Es difícil, por eso muchas comunidades que reciben apoyos tendrán que seguir yendo al centro urbano más cercano a usar el cajero”, refirió.

Finalmente, sobre la próxima implementación del Cobro Digital (CoDi) Sánchez Tello destacó que se trata de un avance importante para dejar de usar el efectivo y bancarizar a más gente, pero que el efectivo se seguirá usando y por tanto los cajeros automáticos.





Source link

NOTICIAS FINANCIERAS
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *